Texto de Cirugía Pediátrica


 

 


 

             
 

Técnica correcta de la ventilación boca a boca


1. Con la mano que mantiene sobre la frente ocluya ambas narinas con sus dedos 1° y 2°.

2. Tome aire profundo, y proceda a cubrir con su boca la boca de la víctima observando la expansión toráxica. El volumen administrado debe ser el suficiente que permita visualizar la elevación del tórax; debe insuflarse lentamente por espacio de 1.5 a 2 segundos y luego permitir la salida espontánea del aire.

3. De una segunda ventilación con igual característica que la anterior.

4. Recuerde mantener la permeabilidad de la vía aérea. (Letra A)

5. Deben ser dos ventilaciones efectivas antes de pasar al siguiente paso.

6. Si luego de reposicionar la cabeza no se logra el objetivo de dos ventilaciones efectivas, debe sospecharse la presencia de un cuerpo extraño en la vía aérea e intervenir con las maniobras y algoritmo correspondiente.

7. Se dispone como alternativa a la ventilación boca a boca de los dispositivos de barrera como al máscara de reanimación, el escudo, y otros menos usados, que garantizan un aislamiento de la boca de la víctima y el resucitador, mediante la presencia de una válvula unidireccional.
Respiración boca a boca (ya no se recomienda), con bolsa autoinflable y con dispositivo de barrera (recomendado)

 
 
Fernando Fierro Ávila
Editor asociado
Fernando Álvarez López
Webmaster y editor
Rafael García Gutiérrez
Editor asociado

fal